La rutina de ser feliz

La rutina de ser feliz
Imagen: ispydiy.com

¿Es posible convertir la felicidad en una rutina? La respuesta corta es sí, al menos en gran parte. Para la larga vas a tener que leer un poco más.

Este fin de semana hemos tenido taller de rutinas en Asturias. Es un taller al que le tengo especial cariño porque las rutinas son la pequeña varita mágica con la que nuestro tiempo se multiplica mientras parece que las tareas se encojen. Es un taller que verdaderamente cambia vidas.

El caso es que, por tiempos, no llego a hablar de todas las rutinas que realmente podemos incluir en nuestro día a día. Me gustaría pero la lista es interminable.

Por eso, para compensarlo, he decidido hablarte hoy de la rutina de ser feliz.

Es posible convertir el ser feliz en una rutina

Parece algo imposible, lo sé, pero eso es porque tendemos a pensar que la feliz está en las grandes cosas. Creemos que la felicidad es comprarnos una casa, tener pareja, ganar mucho dinero o hacer grandes viajes. Es un mensaje muy grabado en nuestro subconsciente, desde niños. No te culpes si te ocurre, es lo más normal del mundo. Nos han bombardeado por todas partes con ese mensaje, desde nuestros padres hasta la publicidad o el cine.

Evidentemente, todas esas cosas ayudan pero no son indispensables, ni mucho menos.

Lo cierto es que esas grandes cosas (con la excepción de la pareja), lo que nos proporcionan es un «subidón» que se pasa con cierta rapidez, dejándonos más o menos igual a como estábamos antes. Es como tomarte unas gominolas, están riquísimas y engañan al hambre pero no alimentan y en una hora te vuelven a rugir las tripas.

La auténtica y verdadera felicidad, toma nota, hay que encontrarla en el día a día. La verdadera felicidad está en todas esas pequeñas cosas que te hacen sentir bien. Está en ir a darte un masaje una vez al mes, en salir con los amigos los jueves, en ese café que tanto disfrutas.

Cuál es el problema

El problema es que vivimos a tal velocidad y tenemos tan poco control que esas pequeñas cosas fáciles las hacemos cada mucho tiempo. Sencillamente, se nos olvidan hasta que tenemos un pequeño momento de paz.

Detente ahora y haz memoria. ¿Cuándo fue la última vez que verdaderamente hiciste eso que te relaja y te hace feliz? ¿Cuándo fue la última vez que saliste a cenar a ese sitio especial o fuiste al SPA a dejarte cuidar o te compraste esa burrata, ese salmón marinado o ese embutido especial? Y, si fue hace poco, ¿cuándo fue la vez anterior?

Obviamente, todos estos pequeños lujos hay que ajustarlos a tu presupuesto, que no siempre se puede hacer todo lo que uno quiere. No obstante, normalmente hay margen de maniobra, el clásico quitar de aquí para poner allá.

El plan para ser feliz

Como toda rutina, la felicidad puede y debe planificarse. Sí, lo sé, el cine nos ha vendido un mundo idealizado donde la felicidad radica en ser espontáneos y dejarnos llevar. Y un cuerno. El cine lo que tiene son guionistas y eso es lo que yo te propongo, escribir tu propio guión.

En primer lugar, haz una lista de todos esos pequeños caprichos que te has dado alguna vez. Incluye también, si quieres, los que te gustaría probar.

Yo en esta lista meto cosas de precios muy variados pero siempre con la idea de que puedan llevarse a cabo en mi día a día. No cuentan las vacaciones ni cosas así.

Algunos ejemplos, como hemos visto, podrían ser productos gourmet o experiencias cortas en tu ciudad como masajes, tratamientos de belleza o similares.

Una vez tienes tu lista, es hora de coger el planner y planificar las fechas en las que harás realidad esos pequeños sueños rutinarios.

Mis planes suelen incluír tratamientos de relax, salidas con amigas, cenas caseras con burrata, salmón marinado o jamón de pato, pequeñas recompensas chocolateadas como los palos de naranja confitados cubiertos de chocolate negro… ¡hay cientos de opciones!

Algunos de estos caprichos me los doy diariamente, como puede ser el chocolate. Otro, semanalmente, como la salida con amigas o algún producto gourmet que variamos de semana en semana. Finalmente, otros los hago mensualmente como los tratamientos.

Al final de cada mes, reservate unos minutos en tu planner para revisar los pequeños placeres que te has dado y analiza cómo te has sentido. Piensa si, en general, te han ayudado a llevar un mes más relajado o alegre o si no han funcionado. En función de eso, planifica el mes siguiente.

¿No te parece una magnífica rutina fácil de mantener?

Cómo funciona

El truco de esta rutina es que, manteniendo una frecuencia corta, te va a ayudar a estar más relajado, alegre y, en general, satisfecho con tu vida durante la mayor parte del tiempo.

Lo que vas a cambiar gracias a este sistema en encontrar momentos a lo largo del día, de la semana y del mes en los que detenerte y disfrutar. Se acabó eso de ir corriendo como un pollo sin cabeza hasta que piensas… «¿ya es jueves?», «ah, ¿era hoy? Se me había pasado completamente» y cosas por el estilo.

La mayoría de la gente vive obsesionada con sus 22 días de vacaciones y parece que va penando el resto del año, sin ser consciente ni del propio paso del tiempo. Hay mucha vida más allá de las vacaciones.

Si tu presupuesto es ajustado, a lo mejor invirtiendo un poco menos en esos 22 días puedes hacer más alegres los otros 343. También puedes sacrificar el no ir a cenar fuera por incorporar esos productos gourmet a tu día a día. No sé como será en vuestra ciudad pero en Madrid comer fuera no es nada barato y una sola cena puede dar para muchos caprichos de súper.

En cualquier caso, la decisión es tuya pero opciones hay.

Conclusión

Ser feliz no es algo que ocurre espontáneamente. Hombre, sí, pasa de vez en cuando pero se va tan rápido como viene.

Si lo que quieres es que tu vida sea más feliz de forma más o menos constante, necesitas planificarlo y trabajarlo. Necesitas ser consciente.

Hay mucho más que se podría contar sobre la rutina de la felicidad y también hablaremos de otras que la complementan como la rutina de la gratitud pero poco a poco.

Si sumas estas rutinas con elementos como nuestro pequeño rincón, una casa más controlada y despejada y el estar libres de cosas que no te gustan, ¿no empieza a tomar forma ya un verdadero plan para disfrutar de cada día?

¿Has establecido alguna vez una rutina como esta? ¿Te animas a probarla?

13 thoughts on “La rutina de ser feliz

    • Pues si, antes de leerte ya tenia mi rutina de ser feliz. Varios rinconcitos de la casa donde me gusta sentarme y contemplar desde ese lugar el resto de la estancia… el orden y colocación de los elementos, de forma que visualmente me relajen…y la terraza es uno de ellos, el año pasado me dije que no aguantaba más desaprovechar la terraza. Coloqué césped artificial ( mi suelo es odioso, además de feo, no son baldosas), un parasol enorme y dos tumbonas. Con un carrito de madera que tengo, algunas cenas se han hecho en la terraza, y dos lamparitas solares blancas. La otra mitad de la terraza es zona gatuna. El caso es que disfruto planeando cambios para mejorar todo y que sean más prácticos. También partiendo de la premisa de que con lo que tengo se puede hacer, dejando como última opción el tener que comprar. Evito generar basura. Estoy encantada de leerte y seguirte. Un saludo

  1. Buenos dias Alicia… me has hecho pensar…. Hace unos años pensaba que la felicidad estaba en un monton de cosas que con mas o menos esfuerzo podia comprar. Pero la vida en un momento dado me dio de bofetadas y comprendi que todo eso lo unico que hace es atarte y por supuesto no te da la felicidad. Trabajo todos los dias para conseguir esas pequeñas pildoras de felicidad. Mis pequeñas rutinas diarias que me relajan y me ponen de buen humor son caminar una hora diaria aprovechando el parque lo que me hace no pensar en nada mas alla de disfrutar de lo que me rodea. Otra de mis pildoras diarias es dedicar otra hora diaria, aunque a veces se queda un poco mas cortita a hacer patchwork a coste cero (reciclando todo trozo de tela que cae en mis manos y dandole una segunda vida). Esa es mi rutina de felicidad diaria. Tambien me revitalizan y me cargan los desayunos de domingo en una terraza ahora con el buen tiempo. Hace mucho que aprendi que la felicidad esta en las cosas sencillas. Que tengas un excelente dia…….y muchas gracias por traernos estas pildoras de felicidad semanales……

  2. Leyéndote Asun, voy a intentar caminar todos los días por el parque de detrás de mi casa. Al menos, mientras estoy de baja de maternidad… después ya veremos… Gracias!!

    • Si coges la rutina no podras pasar sin caminar y tomar el sol y el aire. Si estas de baja de maternidad y en plena lactancia… el sol y el aire os vienen genial tanto a ti como a tu bebe…. Piensa que la vitamina D necesita sol para fijarse en el organismo y esta muy relacionada con el calcio que estas movilizando justo ahora como una loca… aprovecha…. y disfruta de tu bebe que crecen muy rapido

  3. Buenos días!!!
    Cuánto tiempo!!!!…
    Hace muchos años que aprendí esa lección , por suerte para mi y espero que para los que me rodean ,(Bueno por suerte no, porque fue a raíz de una enfermedad que tuvo mi padre siendo un hombre muy deportista , joven , con una vida y hábitos muy saludables, muy buena persona, íntegro con valores y además muy guapo: mi papá , lo quería y quiero un montón )Desgraciadamente la vida a veces te pone en situaciones malas, muy malas o peores , porque siempre las hay peores… Esto cuando eres muy joven no eres capaz de verlo, lo enfocas desde otro punto de vista ,tienes una idea de la felicidad muy superflua , idealizada , poco real… Con el paso del tiempo, los cambios personales, los buenos y malos momentos que vas viviendo hacen que vayas abriendo los ojos y la mente , hacen que te des cuenta de muchas cosas como que la felicidad no tiene nada que ver con ese concepto que imaginabas ,no perder el tiempo en buscarla porque igual la tienes en ese intante y si no estás atenta se puede escapar porque es efímera, debes agarrarla fuerte y disfrutar de ese rato feliz que te brinda la vida… Ver a quienes quieres sanos, poder hablarles , estar con ellos , ayudarles ,observar su evolución, sus sonrisas, como disfrutan cuando cocina a lo que les gusta …la propia salud …y todo eso que comentáis aquí ,Alicia y sus seguidoras, pues también es un concepto subjetivo no? Pues todos tenemos nuestro punto de vista ….Como siempre me pongo a escribir y me pierdo ja ja ja ja…

    Tan sólo quería decir que me ha gustado mucho este post( los demas seguro que me gustan pero tengo trabajo atrasado porque he estado desconectada y veo que me quedan muchos por leer) y que me gustaría comentarle a Asun que parecemos gemelas separadas al nacer ja ja ja porque me encanta caminar y soy aficionada al Patch , ambas cosas me producen una felicidad , una paz cien por cien recomendables aunque en mi entorno no consigo que cuajen ja ja ja ja yo sigo con mis caminatas y mis costuras que son muy buenas para el cuerpo y el alma, en definitiva, me hacen feliz!!!
    Un saludo a todas
    Feliz semana!!!

  4. Hola, es la primera vez que leo uno de estos posts y me ha encantado. Hace tiempo me di cuenta de lo de disfrutar de las cosas pequeñas, y lo hago a cada momento…algo que me da un gran gustazo es por ejemplo caminar descalza por la hierba en un parque cualquiera ( teniendo cuidado con las minas…claro!), abrazar un árbol, acariciar y jugar con mi perro, mirar la m-30 desde un puente y ver un tremendo atasco un domingo por la tarde mientras yo paseo tranquilamente: siempre me digo lo bien que estoy yo en comparación con los que se tienen que tragar el atasco …! en fin, las pequeñas cosas. Gracias por la inspiración que me daís.

  5. Excelente post Alicia!!! y los comentarios geniales, La felicidad yo también pienso que no nos la dan las cosas si no que tiene que venir de dentro. Tenemos que ser conscientes de lo que hacemos y de lo que queremos y no dejarnos llevar por el caos y aprender sobre todo a dar prioridad a las cosas importantes.
    Gracias por vuestros consejos

  6. Hola soy venezolana y como saben aqui la cosa esta muy dura, pero al leer este post me di cuenta que no estaba equivocada al renunciar a mi trabajo y dedicarme un poco más a las cositas que me dan felicidad, vivo en una zona muy bonita que ya es una bendición, y no tenía tiempo de salir a caminar y hoy lo voy a retomar, me encanta ordenar y decorar pero entre mi trabajo y lo duro que es conseguir las cosas aca no me quedaba tiempo, en este momento estoy haciendo las dos cosas y eso me llena de felicidad…..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.