Ordenar juguetes

Ordenar juguetes
Imagen: macarenabilbao.com

Cómo ordenar juguetes es otra de las preguntas típicas de cada semana. Hace casi dos años escribí 5 tips para organizar juguetes pero creo que está bien actualizarlo y darle una nueva vuelta así que vamos allá.

Antes de empezar a ordenar juguetes, habla con los niños

Lo primero que debemos hacer antes de ordenar juguetes es hablar con nuestros hijos. Vamos a tocar cosas que no son nuestras y, si queremos que aprendan a respetar lo ajeno, debemos empezar dando ejemplo. No importa lo pequeños que sean.

Desde que un niño ya empieza a caminar, coger sus cosas, dejarlas en otro lado, etc… es que ya puede tener ciertas ideas sobre el orden y sobre cómo quiere tener sus cosas.

En esas edades tan tempranas, aunque no decidan como tal, sí que deben saber qué está pasando, porqué sus juguetes cambian de sitio y esas cosas. Así que debemos sentarnos con ellos, ponernos a su altura, e írselo explicando. Puede ser que, a veces, no quieran colocar una cosa en el mismo sitio que tú. Intenta respetarlo.

El objetivo de todo esto es que el niño acepte el orden de la habitación como suyo, que le sea cómodo, de forma que el acto de recoger le sea lo más sencillo posible.

Un buen ejemplo de esto es que a mí me encantan las cajas de fruta para ordenar juguetes. En cambio, mi hija prefiere la serie Trofast de Ikea y las cajas. Los puzzles los tiene todos juntos en una caja grande con tapa en el salón. Confieso que a mí no se me había ocurrido al principio, lo descubrí después de preguntarle directamente y, desde que lo hacemos a su manera, funciona genial. Hace meses que en mi casa no hay un puzzle tirado por ahí.

Clasificar juguetes, el gran truco

Clasificar es un truco que funciona súper bien, con los adultos y con los niños. Los cajones pequeños de la serie trofast son perfectos porque los hay de diferentes tamaños. En nuestro caso, por ejemplo, tenemos el cajón de las comiditas, cajón de muñequitos pequeños, cajón de los coches, cajón de las muñecas tipo Barbie, cajón de lego, cajón de playmovil o el cajón Waldorf (piedras, palos, telas…).

Tenerlo clasificado ayuda muchísimo a los niños a recoger más rápido porque saben en qué sitio va cada cosa. No solo eso, lo entienden y les gusta porque cuando buscan un juguetes saben donde encontrarlo.

Otra ventaja de clasificar es que tambien nos ayuda a saber cuando nos estamos pasando. Si después de las navidades no nos entran los nuevos coches en el cajón de los coches, es que tenemos demasiados y alguno se tendrá que ir para que otros puedan entrar o habrá que aligerar otro cajón para cambiar la sección. Esto los niños lo entienden muy rápido y hasta a mí me sorprende la poca resistencia que ponen a desprenderse de juguetes para consternación de sus padres (que son los más reticentes).

Ordenar los libros, manualidades, disfraces…

Los libros no son juguetes, por eso unas estantería pequeñas y a su altura es lo mejor para recogerlos. Si los colocamos en este espacio, además, les estamos también enseñando que tenemos que tratarlos con delicadeza y que confiamos en ellos al colocarlos a su altura. Yo para esto sí que utilizo las cajas de fruta como estas.

Para los disfraces, sería genial poder tener un burro y colgarlos. No obstante, si son muy pequeños les puede costar mucho, así que lo más sencillo es ponerles tres o cuatro ganchitos en la pared, una caja o baul o incluso el cajón de abajo de una cómoda. Insisto, lo importante es que puedan cogerlos y dejarlos cómodamente.

Para las Manualidades, un verdulero como este o cajas de madera apilables como estas donde puedan tener su material de manualidades bien clasificado es genial. Cajas de pinturas, papeles, libros de colorear…

Es también muy conveniente clasificar las pinturas entre ceras, lapices, rotus. Así les es más fácil distinguir qué pueden hacer con cada tipo.

Finalmente, te recomiendo que les dejes un espacio para que expongan sus obras, un espacio limitado. En mi caso, le dejo ponerlos con washi tape de este estilo (que no deja marca) en la puertas de su armario. Entran nueve así que, si queremos colgar una y está completo, tiene que elegir cuál se va.

Una vez más, los adultos lo pasan peor cuando un niño decide deshacerse de un dibujo. Yo nunca he visto a mi peque preocuparse lo más mínimo cuando decide hacer un hueco para su dibujo nuevo. De hecho, ella es la que tira a la basura el anterior.

Con los juguetes, menos es más

Seguro que, si tienes niños, te has dado cuenta. Cuantos menos juguetes tienen, más juegan y viceversa. Por eso, si observas que con un juguete no juega, retíralo una temporada. Te sorprenderá como no se dan ni cuenta la mayoría de las veces.

Ojo, si se da cuenta y te pregunta, con toda naturalidad le dices que lo habías guardado porque veías que hacía tiempo que no jugaba con él y que así tiene más espacio para jugar con lo demás pero que si quiere se lo devuelves. Si lo quiere, devuélveselo. Demuéstrale que no le estás quitando nada, que solo intentas ayudarle.

Rotar juguetes es una técnica muy buena. Por un lado, les permite focalizar más y tener espacios más abiertos y menos saturados y lo agradecen mucho. Por otro lado, cuando decides rotar y aparecen juguetes que estaban guardados y no recordaban, para ellos es como un nuevo dia de reyes.

Si no lo has hecho nunca, haz la prueba y me cuentas.

Juguetes de salón y juguetes de habitación

Hay una máxima a la hora de ordenar juguetes que puedes comprobar tú mismo. Cuanto más lejos esté el sitio al que hay que llevar el juguete, más fácil será que no el niño no lo recoja. Es de lógica.

El caso es que los niños tienen la feliz manía de estar cerca de donde están sus padres y eso suele ser el salón. El resultado es que los adultos nos esforzamos en hacerles a los niños habitaciones que parecen jugueterías para que luego ellos se dediquen a trasladarlo todo al salón. Normalmente, luego nos toca a nosotros recoger porque el esfuerzo de volver a llevarlo todo de vuelta a la habitación les parece sobrehumano e inventan cientos de tretas diferentes para evitarlo.

La forma de conseguir que esto no suceda es tener una serie de juguetes en el salón. Habitualmente, los niños juegan por rachas con los mismos juguetes en los mismos sitios durante una temporada hasta que se cansan y los cambian. Ten una zona de almacenaje de juguetes en el salón y procura que los que tenga en esa zona sean a los que más le gusta jugar allí. Verás como las peleas por recoger se reducen por debajo de la mitad.

Aunque creamos que no, a los niños tampoco les gusta discutir. Cuando les pides que recogan, miran a su alrededor y calculan sus opciones. Si ven que les es más fácil recoger que discutir optarán por lo primero.

Conclusión

Ordenar juguetes es una tarea muy psicológica pero que no es tan difícil como pudiera pensarse. En mi experiencia, no es más difícil que que un adulto ordene sus cosas. Se trata principalmente de paciencia, diálogo, lógica y consenso.

Hay que aceptar que las luchas sobre el orden en el hogar con los niños es una fase que hay que pasar. Lo primero es enseñarles con el ejemplo y, después, tratar de que encuentren su propio orden y ayudarles.

Pero, como siempre, tu experiencia también es importante. Cuéntame ¿Qué trucos te han funcionado con los niños? ¿Cuáles no?

4 thoughts on “Ordenar juguetes

  1. Hola Alicia y seguidor@s,
    En nuestro caso, nosotros tenemos una habitación de juegos y actividades; todo a mano para que mi hijo coja y deje por él mismo. En el mueble del salón también tenemos una zona de juguetes, si quiere jugar con ellos él mismo los coge. Cada semana rotamos juguetes. Y en el pasillo tenemos un rincón de expresión artística, con una mesa, plastelina, colores y rollo de papel de Ikea. He seguido este método desde que nació y Alex se ha amoldado perfectamente: sabe dónde va cada juego y en qué espacio jugar con cada uno de ellos.

  2. Al menos con tu ayuda llegué a la conclusión de q es muy difícil gestionar tantos juguetes como tienen y mantenerlos ordenados. Y para los niños más. Tenemos un cuarto para jugar y hay q estar muy pendiente para q no se desordene demasiado. En la parte baja de las estanterías tenemos cajas transparentes con tapa para evitar el polvo y con pegatina indicando lo q contienen, en la parte alta juguetes grandes (casitas, muñecas, …). Y en otro armario con puertas juegos de mesa y puzzles en vertical para poder localizarlos y cogerlos fácilmente. Y aún así… pq luego están las cunas y carritos de muñecas, etc qué hay q dejar en algún rincón y q son terribles para realizar la limpieza del cuarto… Pero bueno, son unos años y los niños deben disfrutar y jugar todo lo q puedan y más 🙂

  3. Me encantó la reacción de mi hijo cuando le dije que guardase unas cosas que estaban en la mesa del salón y me dijo «pero esto no tiene sitio!». Me dejó claro que necesita que cada cosa tenga su sitio para poder ordenarlo… que aprendizaje!
    En esas estamos. Decidiendo cuál es el sitio de cada cosa nueva que entra en casa…

  4. Buenas, antes de todo MUCHAS GRACIAS ALICIA!! Has cambiado mi vida, ahora con dos hijos (de 7 meses y 3 años), trabajo y mudanza, sería imposible sin tus consejos.
    Te sigo desde hace mucho, empecé por tu grupo de facebook, me alegré mucho por tu programas «vidas en orden» de ten (los he visto y revisto…), tus libros, el planner,… aunque he adaptado el método a mi manera, he de decir que con tus consejos, he ahorrado dinero, tiempo, disgustos,… en fin he ganado en calidad de vida.
    Me gustaría que hicieras un post sobre como distribuir las distintas habitaciones de la casa (sé que no es un tema muy frecuente, y que muchos de tus seguidores a lo mejor no tienen el mismo problema),ya que pronto queremos construir nuestra propia casa y tengo dudas respecto a ello.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.