La regla de los 7 dias

La regla de los 7 días
Imagen: paulineway.tumblr.com

Es bastante habitual que, a lo largo de una sesión de orden, mucha gente me pregunte cuántas cosas deberían tener de cada tipo. La respuesta depende de muchos factores. Depende de tus necesidades, del espacio del que dispongas, de las actividades que realizas…

Aún así, no son pocas las personas que se bloquean y necesitan una cifra que les ayude a empezar y, sobre todo, a focalizar. Cuando el objetivo está más claro, todo es más fácil.

Para todos estos casos, yo aplico la regla de los 7 días.

La regla de los 7 días siendo estrictos

Si nos pusisemos muy estrictos, usando esta regla, lo único que tendrías que tener en tu armario serian:

  • 7 Partes de abajo (pantalones, faldas…)
  • 7 partes de arriba (camisas, camisetas, jerseys…)
  • 3 mezclas (monos y vestidos/ traje dos pieza)

Con esto, más o menos, y poniendo una lavadora semanal, tendría que darnos perfectamente para vestirnos y cubrir nuestras necesidades.

Siguiendo con nuestro modo «zen auténtico», si hiciéramos que esas partes de arriba y de abajo fueran perfectamente combinables entre sí, tendríamos nada menos que 49 combinaciones posibles.

Como ves, con un armario tan sencillo y espartano como este podríamos llevar conjuntos diferentes de ropa a lo largo de casi dos meses sin repetir.

Si esta filosofía la amplías un poco con el cambio de armario y tienes esta cantidad de ropa de otoño-invierno, y otra tanta para el verano-primavera, tendrías cubiertos cuatro meses.

Resumiendo, tendrías conjuntos suficientes como para repetir la misma combinación únicamente 3 veces a lo largo de todo un año.

La regla, versión light

Como esto me parece muy extremo y, normalmente, innecesario, lo suelo relajar un poco y lo hago de la siguiente manera:

  • 7 Pantalones
  • 7 Faldas
  • 7 Vestidos/Monos/ traje dos pieza)
  • 7 Camisas/Camisetas
  • 7 Chaquetas/Sudaderas

Si volvemos a jugar con las matemáticas, el número de combinaciones aquí si la ropa está bien escogida se dispara.

Alguno me dira que soy una exagerada, pero, seamos sinceros, ¿cuántas camisetas y blusas tienes en el armario? ¿Y pantalones? ¿los usas todos? En la mayoría de los casos, siempre tenemos de más.

La ventajas de este sistema

La primera ventaja evidente es el poco espacio de almacenaje que necesitarías para esta cantidad de ropa. Eso te permitiría vivir en un sitio más pequeño, y barato, o tenerlo ordenado más fácilmente. Esta filosofía, inevitablemente, acabaría contagiándose a toda la casa, a la cantidad de platos que necesitas, de vasos, de mantas o de geles de baño.

La segunda ventaja es que, al tener menos cosas y gastar menos dinero en acumulaciones sin sentido, podrías permitirte subir el nivel de tus prendas, si te apetece. No se trata de tener sólo 7 pantalones y 7 camisas, se trata de que te sientas especial cada vez que te pones uno de esos pantalones o camisas, de que ya no compres por comprar. Menos pero mejor.

La tercera ventaja es que esto hará que tengas menos cosas en casa que gestionar, que planchar, que lavar, que elegir y que ver. Menos cosas es sinónimo de menos problemas, de menos carga mental para la cabeza.

Eso es lo que sientes cuando ves un armario bien ordenado y con pocas cosas, o esas casas japonesas casi vacías. ¿Recuerdas esa paz mental que sentiste al verlas? ¿Recuerdas cuando pensaste «muy bonito pero dónde guardan las cosas»? A lo mejor es que no hace falta tener tantas cosas.

Un ejercicio rápido

Te propongo un experimento para que veas rápidamente este efecto. Busca en Pinterest imágenes de armario, burros o vestidores que tengas mucho espacio vacío, poca ropa y sé consciente de las sensaciones que te transmiten. Ahora haz lo mismo pero con armarios que tengan mucha ropa, incluso mushísima ropa (aunque parezcan bonitos). Sé consciente, otra vez, de las sensaciones que te transmiten.

¿Qué has sentido en cada caso? Cuando consigues sentir lo que te aporta el cambio, cuando abres los ojos, ya no hay vuelta atrás.

11 thoughts on “La regla de los 7 dias

  1. Esta semana me pongo sin falta con los armarios. Tengo un armario para mí de 2 metros y otro para mi marido igual y aunque tengo toda la ropa colgada(verano e invierno) me da esa sensación que comentas de NO PAZ cada vez que lo abro. Así que voy a terminar por guardar la ropa de otra temporada en Skubb y muchos SIN PIEDAD para esa ropa «para la playa o el campo» que crece y crece. Gracias como siempre por tu ayuda 😘

    • Inmaculada González

      Tengo un vestidor enorme para mi sola, y ayer, por curiosidad me puse a contar cuantas partes de arriba colgadas tengo, sin contar camisetas que estas dobladas…más de 100…eso despues del «Sin Piedad»…claramente tengo que volver a hacerlo

  2. 7 camisetas de manga larga, 7 de tirantes, 7 de manga corta, para el gimnasio, para el trabajo, para salir de fiesta… creo que hay que especificar mas, planificar que hacemos y en función de eso fijar las cantidades

      • eso es, no tanto el número concreto de prensas de cada tipo, sino centrarnos en dejar sólo lo que verdaderamente usamos.. fuera los «porsiacasos» y los «el año que viene me lo pongo fijo» (aunque hace dos que no te acordabas de que lo tenías)

  3. Quiero empezar esta regla, però no he entendido bien si es 7 por tres temporadas o bien 7 cada temporada. Tengo mucoses abrigos Cuentos realmente puedo necesitar viviendo en cerca de Barcelona. Muchas gracias.

  4. Hola, ¿cómo os organizáis en dos ámbitos que considero muy importantes: DEPORTE Y TRABAJO?
    Yo hago deporte mínimo una hora al día. ¿Cómo os organizáis con ello los que estéis en una situación similar? Yo repito ropa a consta de lavarla casi a diario, que de paz tiene poco 🙁
    ¿y la del trabajo?

    En cualquier caso, pensando así a la ligera, a la versión light deberíamos añadir:
    – 3-4 Pantalones deporte + trabajo
    – 5-6 Camisetas deporte + 3-4 trabajo
    – 3 Sudaderas / chubasqueros, etc
    – 3-4 Accesorios: bandanas mínimo, 1 gorra
    En invierno empeora la situación para deporte:
    – Camisetas, gorros, medias y bandanas térmic@s
    – Más zapatos en todo, que de esto no se habla, ¿cuántos como media?

    En resumidas cuentas, si practicas deporte y en especial deporte outdoor: necesitas lo mismo en exclusiva para esa práctica, más la ropa del curro. ¿Cómo lo hacéis quienes lo practicáis?

    Que sí, la idea nos queda clara, el concepto, …pero hay algunas situaciones en las que es muy difícil aplicar estos conceptos zen a la vida, digamos aunque no me gusta, real.

    • Perdón, pensé que se podía editar:
      Muchas gracias.

      Respecto al trabajo, evidentemente si usas ropa tuya…, porque después de estar todo el día arrastrándote por la oficina, edificios…, ¿¿llegas a casa y usas la misma ropa?? Y no hablemos ya si es un trabajo físico.

      Lo dicho, muchas gracias por anticipado.

      PS: Un blog cojonudo, me suscribo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.