Dia 14: Dormitorio Principal

Dia 14: Dormitorio Principal
Imagen: bohodecochic.com

Empezamos con las habitaciones en nuestro reto 21 días para tener tu casa en orden. Y me gustaría hacerlo hablándote del dormitorio principal, el tuyo.

Esta habitación es el lugar en el que recuperas fuerzas después de un largo día de trabajo. También donde a veces te tiras, exhausta, cuando las cosas no han salido como debían.

Es un espacio sagrado, tú espacio sagrado. Una burbuja en la que aislarte y sentirte bien, donde deberías poder mirar alrededor y sonreir.

Desde luego, no es el lugar para encontrar la ropa interior de ayer en una esquina, la pila de ropa «pendiente» de guardar desde hace una semana sobre la cómoda o cinco pares de zapatos desperdigados por el suelo. No sé tú, pero eso a mí no me hace sonreir.

Vestidores y armarios vistos

Hemos hablado algunas veces de este tema, como en Los burros como complemento al armario.

Todo lo que sea tener la ropa a la vista, aunque puede ser muy estético y decorativo, requiere de una disciplina que casi roza la perfección.

Una de mis recomendaciones si tienes algo así es que reduzcas al máximo posible la cantidad de ropa que tienes. No sólo porque La acumulación nunca puede ser estética sino también porque cuanta menos ropa, mucho más fácil es mantenerlo ordenado.

Por este motivo no me gustan los armarios o vestidores sin puertas. Por muy disciplinado que seas, siempre tendrás alguna cosa que no esté perfecta, o una mala racha o poco tiempo, y ahí vendrá el temido ruido visual.

Muchas de las casas de las revistas, pocas veces pasan la prueba de una vida real.

Qué no tener en un dormitorio

En mi experiencia, hay una seria de cosas y objetos que tienden a convertirse en agujeros de caso con facilidad.

Yo te diría que nunca tuvieras el típico galán de noche, tampoco un butacón o sillón. A la hora de la verdad, solo sirven para acumular ropa día tras día y, cuando te das cuenta, medio armario está tirado ahí.

¿Tienes butaca en el dormitorio? ¿Cuántas veces te has sentado en ella? Porque, recordemos que las butacas son para sentarse.

Tampoco te recomiendo las mesitas de noche con miles de cajones enanos, como la HELMER de Ikea (que la he visto de mesita de noche muchas veces).

Vamos a hablar sin tapujos, estos cajones ridículos sólo sirven como guardamierda, así de claro. Once de cada diez veces que «libero» una de esas cajoneras con mis clientes, se queda vacía. Es decir, realmente no había nada de interés en su interior.

Sigo pidiéndote que no tengas cosas en tu habitación y esta vez hablaré del perchero. No es raro encontrar percheros en las habitaciones.

¿Y qué percheros? Percheros inclinados por el peso de la ropa acumulada encima, ropa medio arrugada, o estirada, o con la típica chepa que dejan los percheros. Horrible.

Por último, tampoco recomiendo tener estanterías de libros o similares. Estas estanterías acumulan mucho polvo, recargan el espacio y «no lo dejan respirar» como les gusta decir a los diseñadores.

Recuerda, tu dormitorio es un generador de energía positiva, de relajación Zen. Mi recomendación es que intentes que esté lo más despejado y con el menor ruido visual posible.

Qué tener en un dormitorio

Vale, así que nada de galanes, ni butacones, ni estanterías, ni burros, ni armarios vistos… Ya lo sé, piensas que te voy a dejar con la celda de Santa Teresa.

Pues no. Vamos a ver lo que yo recomiendo para suplir esas «carencias».

Desde luego, invertir en una cama espectacular en lugar de gastar el dinero en tantas y tantas cosas que no necesitas. Eso sí es invertir. Un buen descanso es básico para una vida mejor.

La guinda, es que la cama venga con un canapé bajo el colchón. Un increíble espacio de almacenaje que, además, no ocupa más espacio del que ya ocupabas, ni visualmente, ni físicamente.

Ojo. Las camas con cajones no aportan tanto, se pierde muchísimo espacio útil con los cajones.

También recomiendo unas mesillas de noche sencillas. Tal vez con una caja o un cajón para guardar el libro, la crema de manos, el lápiz y el cuaderno… Cuatro cosas, nada más.

Por último, una cómoda también es una buena inversión, de cajones amplios pero que tampoco sea muy alta para evitar el «efecto armatoste». Es una forma de ganar almacenaje manteniendo la línea visual limpia.

El truco es que, todo lo que quede, más o menos, por encima de la altura del estómago, esté despejado.

Utiliza puntos de luz indirecta, ropa de cama en tonos claros, decoración minimalista.  Intenta que todas las superficies estén lo más despejadas posible (las mesillas, la cómoda…). Así el polvo lo limpias en segundo y medio y la sensación es de sencillez y de paz.

Resumiendo

El truco para un dormitorio organizado está en tener pocas cosas y en aprovechar y ocultar muy bien los espacios de almacenaje. En esta habitación más que en ninguna otra.

Y te lo digo yo que todavía la comparto con mi peque. Seguiré hablándote de esto en el futuro, porque aquí tenemos material para muchos más posts.

Los deberes

Comparte en el grupo de facebook tus soluciones mágicas de almacenaje «invisible» (como el canapé-arcón). Pregunta si tienes dudas acerca de cómo mejorar una zona. Intenta reducir al máximo el ruido visual en la habitación y cuenta como te sientes.

9 thoughts on “Dia 14: Dormitorio Principal

  1. Ainsssss….mi perdición es el sillón ropero!! La mía y la de mi marido. Pero…ahí va la pregunta. La ropa q te has puesto un dia,un rato. Que no esta sucia…al armario de nuevo? O q haces con ella?gracias!

  2. Mi pregunta es cómo la de Beatriz, si no tenemos ni silla, ni butaca, ni galán, ni perchero…. donde dejamos la ropa que hemos puesto y queremos volver a poner? O la ropa preparada para el día siguiente? Muchas gracias

    • Hola Sara. Como le dije a Ana, la ropa para dejarla un rato, se puede colocar doblada encima de una cómoda. Siempre que vaya a ser durante unas horas como máximo. La ropa de estar por casa varios días ya no lo recomiendo. Mi consejo es que siempre que os vayáis a dormir, toda la ropa esté en el armario (excepto la que habéis elegido para salir al día siguiente si usáis está técnica). Un abrazo.

  3. Hola Alicia, Entiendo totalmente tu reticencia a que tengamos un galán, un sillón o un lugar para dejar la ropa, pues de manera inmediata se pueden convertir en foco de caos y desorden. En mi caso, tengo un sillón y un galán en mi dormitorio y sin embargo lo mantengo ordenado. El sillón lo uso principalmente para dejar los cojines de la cama por la noche, porque no me gusta dejarlos en el suelo para evitar que se manchen, ni en otra habitación, pues a la hora de hacer la cama me resulta muy práctico tenerlos a mano. Sé que no es la función de un sillón, pero bueno… EL galán lo usamos, sólo para dejar la ropa a mediodía cuando llegamos a casa para comer. Nos resulta muy cómodo hacerlo así y no tener que recogerla para 1 hora que va a estar sin usarse. Eso si, por la noche cuando llegamos a casa, la ropa que todavía se puede usar tiene que guardarse en su sitio o bien se va al cubo de la colada. Al final si no te comprometes con el orden, cualquier superficie (aunque no tengas galán, ni silla, ni sillón) puede convertirse en un foco de desorden; la cama, el suelo, etc. Un abrazo,

    • Hola Ana, pues en tu caso hay dos cosas a tener en cuenta. La primera, es que aquí trato cosas generales que ayudan a gente que tiene problemas con el desorden y la disciplina diaria. Si no es tu caso, seguramente no tendrás varios de los problemas que describo. En cualquier caso, mi método también se centra en alcanzar una vida más sencilla que, yo creo, que ayuda mucho a ser más feliz. Siendo así, un galán y un sillón que no se usa como sillón no me parece que sean dos elementos imprescindibles en una habitación. Y ya sabes que menos es más. Yo esa ropa para dejarla un rato la colocaría encima de una cómoda (que sí sea imprescindible) o similar, bien doblada para que no se arrugue. Un abrazo.

  4. Lo siento pero el día 13 me lo salto pq tengo todo lo que no hay que tener… estantería, sillón, galán, perchero, armario abierto. Y teniendo sitio para qué lo voy a quitar? 😉

  5. Hola, en mi caso solo me caben dos mesillas. Aunque tengo un armario de casi tres metros de largo. Qué recomendarías para estos casos?
    Un saludo y muchas gracias
    Sofía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.