Cuánto se tarda en ordenar una casa

Cuánto se tarda en ordenar una casa
post_excerpt; ?>

Esta debe de ser una de las preguntas más frecuentes que recibo. La respuesta es evidente, ¿no? Depende.

Depende del tamaño de la casa y depende del volumen de cosas. Algunas veces en cuarenta y cinco metros cuadrados se acumula mucho más que en doscientos.

No obstante, cuando me haces esa pregunta, no quieres realmente saber cuanto tardo yo o tú en ordenar tu casa. No se trata de eso. ¿Por qué? Pues porque lo que realmente te preguntas es ¿Cuánto se tarda en tener la casa ordenada para siempre? Y esto ya es otra cosa.

Diferencia entre una casa recogida y una casa ordenada

A primera vista parece algo evidente. Una casa recogida es lo que tienes después de pegarte el palizón del fin de semana y guardar todo en su sitio. ¿Significa esto que esté ordenado y organizado? Para nada.

¿Cómo puedo saber si mi casa está bien organizada? Bueno, hay algunos trucos para saberlo. Si a los pocos días todo vuelve a estar hecho un desastre, probablemente no lo esté. Del mismo modo, si dejar tu casa perfecta te lleva más de media hora (venga, voy a ser buena, una hora) entonces tampoco está bien organizada.

Una casa bien organizada no es una casa que esté siempre perfecta, no te engañes. Yo tengo una niña pequeña y también tengo mi salón lleno de juguetes por el suelo casi todos los días. Tengo mis días buenos y malos y a veces se me acumulan los platos o la ropa para guardar.

En mi familia nos complementamos bien, no hay tareas de uno o de otro e intentamos coordinarnos para que, en determinados momentos clave del día, todo vuelva a su sitio. A veces lo hago yo, a veces él, a veces los dos y a veces los tres. Depende.

¿Cómo sé que mi casa está bien organizada? Porque en el momento de caos más salvaje que puedas ver en mi casa somos capaces de tenerla en estado de revista en menos de veinte minutos. Y no hace falta que lo haga yo.

Cuánto tiempo necesito para tener una casa así

No te voy a engañar. De hecho, creo que lo he contado más de una vez. Sin ayuda de un especialista como yo, lo razonable sería tardar unos dos años y medio. Eso, estando muy centrados en el objetivo, que no es fácil.

Eso, más o menos, implica unas cinco o seis vueltas enteras a toda la casa.

Una vuelta completa a la casa implica revisar todo, desde el trastero a la esquina más profunda de debajo de la cama. Y esto, si trabajas fuera con un horario partido habitual, y quieres hacer algo más en tu tiempo libre, sí o sí vas a tardar unos seis meses.

Como ya habrás comprobado a lo largo de los años, pegarte la paliza de fin de semana, además de cansino, no es muy efectivo. Estas batidas a la casa hay que hacerlas poco a poco y siendo muy consciente de lo que hacemos.

Por qué necesito ser consciente cuando ordeno

Por dos razones. La primera, para entender por qué se produce tu desorden y cuáles son los orígenes. La segunda, para fijar ese conocimiento a fuego en tu interior y evitarlo en el futuro.

Cuando te pegas la paliza de fin de semana pones el modo automático. Te lanzas a doblar, recoger, fregar, limpiar y guardar pero ni piensas lo que haces así que a los pocos días vuelves a estar igual.

Necesitas darte cuenta de que has comprado más ropa de la que te entraba en el armario o de que habías comprado cosas que nunca llegaste a estrenar. Necesitas entender que guardabas algo muy útil que llevabas meses buscando en un lugar recóndito del bajo-cama porque lo guardaste a toda prisa sin pensar.

Es imposible tener una casa bajo control si no sabes cómo la usas o si no entiendes por qué haces determinadas cosas. Sería como intentar arreglar el coche sin tener ni idea de mecánica.

Por qué cinco vueltas a la casa y no dos o diez

Bueno, este es un cálculo que he sacado de la experiencia.

En la primera saldrán muchísimas cosas pero será inevitable que sigan los malos hábitos y entren otras igual de inútiles aprovechando el nuevo espacio. En la segunda, te darás cuenta de que tiras cosas que entraron después de la primera batida y empezarás a hacerte las preguntas adecuadas. ¿Por qué demonios compré esto si ya sabía que no lo iba a usar? Además, se irán algunas cosas que la primera vez decidiste quedarte y ahora no te explicas por qué.

La tercera batida es la primera realmente buena. Empiezas a ser consciente de cómo funciona este proceso de consumir y almacenar dentro de tu familia o de ti mismo. En esta tercera batida sueles ser muy analítico, mucho más frío que las primeras veces, y ahí sale otro buen montón de bolsas para donar, reciclar o tirar.

Crees que lo has hecho genial, que ya lo tienes… hasta que llega la cuarta batida. En este punto te sorprendes de todo lo inútil que todavía guardas en casa y sacas otra gran cantidad de bolsas. No obstante, ahora te encuentras cómodo con el proceso, lo entiendes y hasta lo disfrutas. Te sientes poderoso haciéndolo. Sientes que, por primera vez en mucho tiempo, tú tienes el mando realmente.

Finalmente, la quinta batida, algo más comedida, es un refinamiento como los muchos que harás a partir de entonces para el mantenimiento de tu hogar.

Durante este proceso aprenderás qué cosas quieres tener cuales no y por qué. Aprenderás a simplificar tu vida y te darás cuenta de que esa sencillez y esa visión de espacio vacío te aporta paz y tranquilidad.

¿Y ya está?

Bueno, no tanto. En este post hemos tratado más el tema de deshacerse las cosas que de organizarlas en sí. Durante estas cinco vueltas, tanto si cuentas con un especialista como si no, lo normal es que pruebes cosas como cambiar cosas de sitio o utilizar técnicas como limitar un tipo de objeto o prenda a un cajón para controlar su número.

Un especialista te ayuda en este proceso, te lo hace más liviano y te ahorra tiempo pero, créeme, puedes hacerlo perfectamente tú solo. Al fin y al cabo, yo lo he hecho y, si yo he podido, tú también.

Las cosas son solo eso, cosas. Cosas materiales; ni bonitas ni feas. No hay felicidad en las cosas, la felicidad esta en ti. Está en los momentos que vives contigo mismo o en los que compartes con otros seres vivos.

A veces un objeto te puede ayudar como un buen libro o una consola que te da momentos divertidos con los amigos pero esos mismos objetos serán inútiles en otros momentos. Tú eres el que genera tu propia felicidad.

Es por eso que si se rompe un jarrón, no pasa nada, aunque sea una reliquia familiar. Obviamente, hay que tratar las cosas con cuidado pero no hay que dramatizar si se estropean o acabaremos por no usar nuestros objetos favoritos para no estropearlos. La vida es mucho más que las cosas que tenemos.

Nos vemos el jueves en YouTube.

12 thoughts on “Cuánto se tarda en ordenar una casa

  1. Hace muchísimo que te sigo y me has ayudado un montón! Creo que he acabado la tercera batida y dentro de poco seguramente me adentraré en la cuarta. Cuánta razón tienes, es increible lo rápido que queda la casa ordenada en poco tiempo cuando sabes dónde tiene que ir cada cosa. Mil gracias, mi casa con tres niños, sería un caos sin ti! 🙂

  2. Buenos dias y como siempre, que baño de realidad y de ayudarnos a poner los pies en el suelo. Ya voy a cumplir 2 años desde que te conoci y conoci tu filosolia, me resisto a que solo sea un metodo de orden. Mi casa esta mucho mas organizada y segun el dia mas o menos ordenada. Para esos dias de locura, se que poniendome un rato, todo vuelve a su ser. No doy el proceso por terminado por que pienso que no tiene fin. Eso si cada vez tengo que emplear menos tiempo y tengo mas tiempo para lo que realmente quiero hacer. Ahora ansio que lleguen los cambos de armario por que siento una nueva estacion, un nuevo principio. Ahora cuando abro un cajon se rapidamente lo que se va y sin ningun problema se va inmediatamente. No hay arrepentimiento, hay decision y segurridad….. Nada mas que darte las gracias y deseando poder ir a jn taller de rutinas…. Buen dia…..

    • Estoy de acuerdo en lo que dices, no hay arrepentimiento, hay decisión y seguridad, pero me ha costado llegar a no sentirme culpable por deshacerme de chismes, ropa… inútiles e innecesarias.

  3. Muchas gracias Alicia por este post. Te sigo desde hace tiempo y me vienen genial tus consejos.
    Hace unos meses que nos mudamos a una casa más grande y no quiero que se convierta en un trastero con todas las estancias llenas a reventar.
    Todavía nos estamos situando y seguimos con los sin piedad y guardando sólo lo necesario.
    Creo q estoy en la segunda batida jejeje y con ganas de seguir aprendiendo.
    Gracias otra vez por tu trabajo.

  4. Buenos días Alicia!
    Siempre asombrando con tus entradas aunque parezca que ya estaba todo dicho😊
    Tengo una curiosidad, por norma general ¿Cuanto tiempo pasa entre una vuelta y otra?
    Muchas gracias por tu generosidad.

  5. Buenos días Alicia, hace poco que conozco tu blog, pero ha sido un gran cambio en mi vida. Poco a poco voy haciendo los sin piedad de los armarios y los armarios de los baños, pero como bien dices con el trabajo y las niñas tampoco me apetece pegarme un atracón de limpieza, pero poco a poco sí que he instaurado en casa los 5 minutos contra el caos por la noche, no salimos de casa sin hacer las camas y me he hecho el planing de limpieza y de comidas. La verdad que hasta que no lo haces no compruebas lo efectivo que es.

    Muchas gracias por tu trabajo y por compartirlo con nosotros.

  6. María Aparisi Molina

    Muchas gracias alicia por tus comentarios y ayuda. Yo siempre he sido una persona ordenada y con gusto por la limpieza. A pesar de mi tendencia a acumular y guardar, siempre tengo la casa recogida y sé donde están las cosas que necesito, de forma habitual y de forma excepcional. El problema es que mi piso, de 65mts, + trastero, lo estoy empezando a compartir con mi pareja, que no vive en la misma ciudad. Él es menos ordenado que yo, más despistado, tiende a la acumulación: por ejemplo, recoge cosas del suelo o de las basuras y las trae a casa. Le digo por activa y pasiva que no traiga «tesoros» pues la casa es pequeña y debo adaptarla a que ahora vivimos dos personas. Me falta espacio para sus cosas y no sé muy bien cómo hacerlo.
    Gracias!
    Un saludo,

  7. como siempre gracias Alicia, este post me ha encantado, me ha gustado especialmente porque me identifico mucho con el. A veces me sentía frustrada porque con las dos primeras batidas no me sentía aun satisfecha y creía que algo estaba haciendo mal y que nunca lograría llegar a puerto. (En la primera tras un traslado hace ya años deje ir yo creo que deje ir casi la mitad de mis pertenencias.) Así que vuelta a empezar después de descansar unos meses, pocos, volvía a la carga, ahora estoy en la cuarta comencé en enero, y aun siento que faltan más para llegar a ese punto que busco. No imaginas como agradezco esta información que compartes!! GRACIAS GRACIAS GRACIAS por compartir tu sabiduría.

  8. Yo no se cuantas batidas llevo, jeje. Pero esta semana he tirado cosas que llevaba años guardando…
    la chica que me ayuda en casa tiene una amiga que vence ropa de segunda mano. Así que eso me ha dado empujón para darle ropa de los niños que, estando en buen estado ya les queda pequeña, y no voy a reutilizar con la pequeña.

    Las toallas y las sábanas llevan tiempo pidiéndome renovarse. Tienen muuuuuchos años, así que ya estoy en marcha.

    Mil gracias Alícia por tus posts!!

  9. Buenos días Alicia!!!
    Llego tarde , la publicación de este artículo fue hace una semana ,pero según el sabio refranero nunca es tarde si la dicha es buena no?! …Me asomo para felicitarte y como siempre darte las gracias por compartir tus ideas y trabajo .Coincidimos en muchas cosas y aquí en concreto cuando hablas de las cosas parece que me lees el pensamiento pues desde que tengo uso de razón tengo muy claro eso : Las cosas son cosas y primero son las personas, las cosas se usan, las personas no .Quizá me ha marcado mi experiencia personal con alguien muy muy muy allegada a mi que siempre antepuso las cosas a las personas y en ese camino ,tan equivocado, además de los » daños colaterales» ( lo llamo así por generalizar)se fue quedando sola una pena para ella y para los que estamos ligados a su camino…. Pero bueno lo que no mata te hace más fuerte y lo positivo es que pronto aprendí esta lección de la que nos hablas : cosas son cosas… Ahora bien , siendo honesta yo también tengo tendencia a acumular , me cuesta desprenderme muchas veces de eso que he acumulado o guardado de mudanza en mudanza y es aquí donde encuentro la explicación pues por trabajo nos mudamos mucho y a veces lo que no te sirve en una casa te va genial en la siguiente (como en la actual que por ejemplo vuelvo a tener cortinas y coinciden las medidas con las que tenía guardadas de mi primera casa )… En unos meses nos mudaremos otra vez ( y mudanzas grandes serán 14!!!) Pero será para establecer , por decirlo de alguna manera, la casa base de la familia y ahí ya no habrá excusas o motivos para seguir guardando .
    Un beso y feliz semana !!!

Deja un comentario